Issa López: “El cine de género no tiene género”


Vuelven convoca a esos fantasmas que alimentan los temores infantiles. 

Entrevista
Por: Héctor González 
gonzalezjordan@gmail.com


Issa López puede presumir de ser la primera mujer en ganar el premio a la Mejor Dirección en el Fantastic Fest celebrado en Austin, Texas. Los méritos de la realizadora mexicana están en Vuelven, un filme de terror que cuenta la historia de Estrella, una niña de 10 años a la que se le cumple el deseo de volver a ver a su madre fallecida. El problema es que no llega de la manera en que lo esperaba. 

¿Por qué casi no hay mujeres dirigiendo cine de terror? 
Es extraño porque a las mujeres nos encanta el cine de terror. No entiendo por qué si nos gusta lo fantástico o el misterio no incursionamos en ello. Mi heroína es la directora Kathryn Bigelow, quien además incursiona en el cine de acción, género también poco tratado por las mujeres. La realidad es que el cine de género no tiene género. 

Hay rasgos de Estrella que me hacen pensar que Vuelven nace de una experiencia personal. 
Me costó mucho trabajó descubrir eso que para ti es evidente. Empecé a escribir la historia porque moría de ganas de incursionar en el cine de género. Crecí leyendo historias de pandillas y viendo películas como E.T. o Goonies. Tuve una infancia complicada y moría de ganas por huir con mis amigos con tal de escapar de mi realidad. Quería hablar del horror que habitamos a partir del terror, lo sobrenatural y los espectros. Hay un montón de muertos a nuestro alrededor y quería poner sobre la mesa la forma en que los niños lo viven. Yo estaba metida en esas reflexiones hasta que una amiga me hizo ver que era mi historia. 

¿Usted perdió a su mamá de pequeña? 
Sí, aunque de manera diferente. Mi madre enfermó súbitamente, se la llevaron y ya no regresó. No pude despedirme y no cerrar el ciclo tiene un costo. En la película hablo de cómo los fantasmas nos siguen y no nos dejan en paz hasta que no los reconocemos. 

Ahí radica el toque íntimo de la película: en la forma de proyectar los miedos personales. 
Es una película íntima, pero tampoco quería dejar de dotarla de una acción constante. La proyección de los temores de los niños se manifiesta en la amenaza real de la que necesitan escapar. 

Su película se suma a la tendencia de volver a contar historias de aventuras protagonizadas por niños. Un ejemplo exitoso es la serie Stranger Things. ¿Por qué estamos volviendo a este tipo de contenidos? 
Vi Stranger Things cuando terminé de editar Vuelven, y por supuesto me encantó la serie porque representa la nostalgia de mi adolescencia. Sin duda se parecen, solo que diría que mi película es más oscura. 

¿Quizá influida también por la violencia que vivimos y el hecho de que no son pocos los niños que pierden a sus padres? 
Sin duda. No sabemos exactamente la cantidad de niños abandonados por la guerra entre cárteles. Lo vemos todo el tiempo, pero nos falta hablar de los huérfanos que genera. Hay dos maneras de abordar este fenómeno: por medio de la realidad, casi documental; y por la vía fantástica con el cine de género. Una influencia muy importante para mí fue District 9, de Neill Blomkamp, una película que habla del apartheid en África desde la ciencia ficción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario